La Unidad de Construcción de Tecnalia, junto con la Universidad de Cantabria, ha participado en el proyecto Sunglass, cuyo objetivo es desarrollar un nuevo vidrio para la edificación que “por sí mismo aumente la eficiencia de los sistemas solares fotovoltaicos”, de manera que promueva una mayor energía renovable en el sector de la construcción.

Según ha explicado Tecnalia en un comunicado, el proyecto Sunglass se plantea como reto potenciar la implementación de la energía solar fotovoltaica mediante el aumento del rendimiento de los paneles solares que existen actualmente, superando el 15 por ciento de su rendimiento actual.

Mientras que los estudios realizados hasta la actualidad “se han centrado mayoritariamente en modificar el material semiconductor para tratar de aprovechar una mayor parte del espectro solar”, el proyecto en el que participa Tecnalia plantea un enfoque alternativo que consiste en el fenómeno de “conversión de frecuencias”. Este fenómeno se basa en absorber fotones de ciertas frecuencias y emitir otro rango de frecuencias.

Los técnicos de la Sede de Azpeitia de la Unidad de Construcción de Tecnalia, junto con los de la Universidad de Cantabria, han investigado diferentes compuestos fotoactivos con el fin de determinar su capacidad de absorber la radiación de alta frecuencia para emitirla a rangos “más efectivos” para las células solares y la posibilidad de implementar estos materiales en el vidrio que recubre los paneles solares.

Estos compuestos han sido utilizados para desarrollar un vidrio especial para aplicaciones fotovoltaicas que, sustituyendo al vidrio actual de los paneles solares, permite obtener un aumento en la eficiencia energética, han explicado desde Tecnalia.

Mediante la “conversión de frecuencias” producida en el vidrio la radiación incidente en las células solares es “más efectiva”, lo que, en palabras de los responsables de Tecnalia, “da lugar a un significativo aumento de su eficiencia, en torno a un 2 ó 3 por ciento, lo cual tendría una enorme repercusión en la industria de la construcción a nivel nacional e internacional”.

“Esta nueva técnica impulsará la producción energía limpia sin contaminación acústica y evitará las emisiones de efecto invernadero, además de poder utilizarse como complemento a otras fuentes de energía y ofrecer una gran flexibilidad en cuanto a aplicaciones, entre otras”, han destacado.

Fuente: http://www.20minutos.es

Anuncios